¡Oh Mozilla, mi Mozilla!




No sé que ha sido peor, la resaca o reeditar las 126 entradas de este blog, algunas de ellas hasta cinco veces (y sin que quedara bien, mecagoentó). O el misterio de los enlaces que cambian de color, los tamaños bailones de las letras y las malas relaciones Explorer/Mozilla, que más parecen Montescos y Capuletos, cada uno empeñado en mostrar mi blog como le da la real gana.

Esta noche soñaré con Verdenas y Georgias.

Hay cosas peores. Doy fe.




Foto: Absint, de Ruzova

Lo más visto

Copyright © 2012 Fundida en NegroTemplate by: Urangkurai.Powered by Blogger.