Alma de Sol





Hay una magia en la que sí creo. La magia del Circo del Sol. No la del circo en general, a ésa era refractaria incluso de cría, cuando mis padres se empeñaban en que la visión de elefantes y trapecistas tenía que ser motivo de diversión y no de aburrimiento. Y cuando todo lo que veía yo era el terciopelo raído, el raso mustio y las capas remendadas.

Pero en el Circo del Sol no hay elefantes ni remiendos. Y el trapecio es una liana selvática, la red de un cazador de pájaros de fuego o el velo de una mujer misteriosa. Por no haber casi ni hay palabras. Y las pocas que se pronuncian no pertenecen a ningún idioma conocido. Quizás porque lo son de todos.

Supongo que lo llaman circo porque no han encontrado otro modo mejor de hacerlo, pero el Circo del Sol no es un circo. Es un viaje onírico a esos recuerdos que ni siquiera sabíamos que guardábamos dentro, donde todo te llena los ojos: los colores vivos, los extravagantes ropajes, las luces sugestivas, la música hipnótica. Y el asombro. Y la maravilla. Y la magia.

Magia de verdad. De la buena. De la que no se rompe, ni siquiera cuando, como ocurrió el jueves pasado en el estreno de Varekai, en Gijón, uno de esos magos voló sin red y nos dejó el estómago encogido hasta saber que todo seguía bien en el paraíso.

Larga vida al Circo del Sol.


 
video




Video: Del espectáculo Alegría.


Lo más visto

Copyright © 2012 Fundida en NegroTemplate by: Urangkurai.Powered by Blogger.