San Paco nos coja confesados




Hoy es San Francisco de Sales, patrono de los periodistas, por eso ayer, como todos los años por estas fechas, la Asociación de la Prensa de Oviedo celebró su tradicional comida que sirve, entre otras cosas, para homenajear a algún veterano profesional y ver a los colegas que, por trabajo o lejanía física, sólo te topas una vez al año aprovechando esta cita gastronómica.

De las diez personas con quien compartí mesa, tres somos ‘autónomas’, con mucha actividad, pero poca rentabilidad. Una dispone de un empleo más o menos estable, más o menos bien pagado, y el resto trabaja en La Voz de Asturias, sinónimo estos días de ‘negro futuro’ (y ojalá me equivoque).
Supongo que por esa coincidencia en nuestra inestabilidad laboral, el tema de conversación estrella fue el de Las Mil Maneras de Llegar a Fin de Mes.

Apagar la calefacción durante la noche y mantenerla a una temperatura media durante el día que no haga parecer tu casa como si fuera el Valle de los Reyes. Comprar marcas blancas. Cocoonizar más (invitar en casa) y salir menos. Compartir el coche. Comprar ropa en rebajas. Pasear sin mirar escaparates. Sustituir las llamadas por sms. Y hacer al menos dos tés con la misma bolsita. Tras esta última propuesta la realidad se nos antojó demasiada dura para seguir encarándola sin, al menos, un breve escape en forma de orujo.

Qué miedo me da el 2009. Y cómo me cabrea que día sí, día no, salga alguna organización empresarial (la última la FADE) a reclamar contención salarial, cuando hay empresas que llevan manteniendo esa contención desde hace años, aún en momentos de bonanza, cuando los beneficios eran tales que hasta resultaban obscenos. ¿Por qué siempre se socializan las pérdidas, pero nunca las ganancias? ¿Por qué las empresas sólo defienden la intervención del Gobierno cuando las cosas se tuercen, pero en cuanto se arreglan, si te he visto no me acuerdo? ¿Por qué debemos pagar todos la irresponsable actividad de un libre mercado, cuya libertad se basa únicamente en que otros se queden con las ganancias y la inmensa mayoría con las pérdidas?
¿De verdad que a veces no sentís el irrefrenable deseo de tomar La Bastilla o asaltar el Palacio de Invierno?



Foto de Jesús Farpón: El presidente de la Asociación, José Antonio Bron (a la izquierda) entrega el premio que reconoce toda una vida de profesionalidad a Eugenio Suárez.

Lo más visto

Copyright © 2012 Fundida en NegroTemplate by: Urangkurai.Powered by Blogger.