Con la Iglesia hemos topado...





--Rosa, coño, ¿qué estás haciendo?

--Pues ir al baño, Pepe, ¿no lo ves?

--¡No pensarás ir a mear!

--Pues sí, eso pensaba hacer.

--¡Eres una irresponsable! ¿Cómo se te ocurre?

--¿Por qué? ¿Se ha estropeado la cisterna?

--¿Es que no sabes lo que ha dicho el Vaticano? ¿No ves que puedes causar un desastre ecológico de consecuencias catastróficas? ¿Y que vas a provocar la extinción de la raza humana porque tu orina es una de las principales causas de la infertilidad masculina en Occidente?

--Pero, ¿tú has bebido? Mira que te tengo dicho que no le des al vermú antes de comer, que te sienta fatal.

--No he olido ni el corcho. Y tú eres peor que Bin Laden y Radovan Karadzic juntos, que lo sepas.

--¡A que te suelto un guantazo!

--Que sí, que sí, que lo ha dicho el Vaticano, que estás violando por lo menos cinco derechos humanos. ¡No tienes vergüenza ni perdón de Dios!

--A ver, ¿qué derechos se supone que estoy violando?

--A la vida, a la salud, a la educación, a la información, y a la paridad de sexo. ¡Todos esos!

--¿¡Por ir a mear!?

--No, no. Si meas destruyes el planeta, lo de los derechos es por tomar la píldora. Si ya te lo decía yo, con lo bien que nos iba con el Ogino, pero tú venga con que no era seguro, que vamos a cambiar, que no sé qué de una familia numerosa…

--Sí, Pepe, la tuya. Que sois cinco hermanos gracias a San Ogino.

--Eso es porque mi madre era muy despistada, mujer, y no sabía llevar la cuenta.

--Ya basta de bobadas, que me meo.

--¡¡¡Que no puedes!!! Que serás como el asteroide que acabó con los dinosaurios, pero con los mamíferos. ¡Piensa lo que haces!

--Mira, Pepe, ya me estás tocando las narices. ¿Crees que puedo pasarme el resto de mi vida sin ir al baño?

--Si vas a seguir cargándote la Declaración de Derechos Humanos, al menos, no hagas lo mismo con el planeta.

--No te preocupes, seguro que actualizan el Protocolo de Kyoto para poner mi orina junto con las emisiones de CO2 a la atmósfera y los vertidos tóxicos al mar.

--Pues algo habrá que hacer.

--Vale, tú llama a Elena Espinosa y le preguntas si va a organizar una recogida selectiva de orina femenina para que sea tratada como residuo peligroso y yo mearé en un botecito y después se lo envías, ¿te parece?


La noticia completa aquí.



Lo más visto

Copyright © 2012 Fundida en NegroTemplate by: Urangkurai.Powered by Blogger.