Bucroseando



Hoy me he animado a ejercitarme por primera vez en una práctica que por pública y desinhibida siempre me había interesado, sin encontrar nunca el momento de probarla.


He elegido para mi iniciación en este generoso arte el Café Oriental, de Oviedo, uno de esos bares donde siempre estás cómodo, sobre todo, si consigues no mirar la colección de tartas y bizcochos que, cual canto de sirenas, te obligan a encadenarte a la silla para no lanzarte a por ellos.


Mi fetiche fue Trigal con Cuervos, de Care Santos, IV Premio Ateneo Joven de Sevilla de Novela 1999; un libro que empezó gustándome por su título (uno de esos cuadros de Van Gogh donde todo está vivo, pero, sobre todo los cielos, sean nubosos, soleados o astrales), continuó haciéndolo por su contenido, que fluye con la cadencia de un canon. Y que por esas casualidades de la vida tenía por duplicado.


Porque en esto del bookcrossing, la elección del libro que decides liberar para que sea acogido temporalmente por cualquier desconocido tiene su complicación. Si no te ha gustado, no crees conveniente contribuir a su difusión, y si lo ha hecho, no sueles querer desprenderte de él.


Así que, sobre una de las mesas del Café Oriental inició mi Trigal con Cuervos su viaje sin retorno, que lo llevará sabe dios dónde, y que espero sea largo y fructífero.


Eso sí, he tenido la precaución de dejar una nota dentro deseándole una feliz lectura a quien lo encuentre, e invitándole a que se pase por aquí para saber hasta donde ha llegado mi libro errante.




Lo más visto

Copyright © 2012 Fundida en NegroTemplate by: Urangkurai.Powered by Blogger.