Bernard Prince



Han Solo y su Halcón Milenario podrían haber sido Bernard Prince y el Cormorán de haber vivido en la segunda mitad del siglo XX. Como Solo, Prince alquila su barco para todo tipo de trabajos y termina metido en líos de los que, faltaría más, siempre consigue salir indemne.

Este cruce de James Bond (por sus múltiples habilidades para sobrevivir y su tirón con las mujeres) y Capitán Trueno (por su condición de caballero andante siempre dispuesto a desfacer entuertos), nació a finales de los años 60 en la revista Tintin del tándem Greg-Hermann, quienes crearon a este inquieto trotamundos al que un día se le queda corta la Interpol y decide navegarse el mundo.



Bernard Price no viaja solo. Un viejo y cascarrabias marinero, Barney, es su Goliat, y un pequeño de raza hindú a quien tiene como pupilo, Djinn, es su Crispín.

No hay paisaje marino, desértico o selvático en el que este trío no se pelee o del que no se vea obligado a salir por pies. No hay empresa pequeña ni dictadorzuelo cuyos desmanes no deban ser cortados por lo sano. No hay aventura como la vida, ni vida como la del mar.





Descubrí este cómic como un regalo sorpresa entre las páginas centrales de los extras de Mortadelo cuando tenía 13 años y sus historias aún me atrapan cuando las releo 30 años después. Y me hacen disfrutar como la primera vez. ¿Se puede decir algo mejor?





Lo más visto

Copyright © 2012 Fundida en NegroTemplate by: Urangkurai.Powered by Blogger.