La incertidumbre







Cuando vi Los Pájaros (Alfred Hitchcock, 1963) por primera vez, con doce o trece años, odié la película. No sólo porque me aterró, (mucho más que Psicosis, que nunca me dijo nada), sino porque no soportaba que no hubiera una explicación final. Un “así es como pasó….” de Hércules Poirot, donde todo quedase aclarado y desmenuzado. ¿Por qué los pájaros habían decidido de pronto atacar a los humanos? ¿Y por qué dejaban de hacerlo?

Enfadada con Hitchcock y sin saber cómo calmar aquella desazón que se me había quedado dentro, no paré hasta conseguir la obra en que se basaba la película, el libro de cuentos del mismo título de Daphne du Maurier, convencida de que allí encontraría la clave que necesitaba para quedarme tranquila.

Me equivoqué. El relato aclaraba todavía menos que el film. Era más breve, más irracional e igual de frustrante.

He observado en mis hijos, atacados de adolescencia, el mismo deseo por entender los motivos que se ocultan tras decisiones, hechos y opiniones, aunque en menor medida que hace unos años. La edad, ya veo, atempera la necesidad de encontrarle lógica a la vida.

Curiosamente, hoy Los Pájaros es una de mis películas favoritas. Quizás la madurez consista en aceptar que casi nada tiene una explicación. En aprender a vivir con la incertidumbre.

Lo más visto

Copyright © 2012 Fundida en NegroTemplate by: Urangkurai.Powered by Blogger.