Pasión austeniana







Un año (y un día) tan austeniano como éste en el que se celebra el doscientos aniversario de la publicación de Orgullo y Prejuicio va a ser un placer para los seguidores de esta autora inglesa. Ya sabéis lo que ocurre en estos casos: reediciones, biografías, artículos, películas, adaptaciones televisivas… ¡Todo lo que un apasionado de la obra de Jane Austen pueda desear!

Aun reconociendo el atractivo de Darcy, me confieso wentworthiana (perdonadme el palabro, pero mi arrebato por el Capitán Wentworth de Persuasión resiste a toda cacofonía y disonancia),  así que tendré que esperar todavía cinco años hasta que se celebre el aniversario de su publicación, que seguramente pasará sin pena ni gloria, eclipsada esta novela por la fuerza de las hermanas Bennet.

Quizás por eso me ha hecho tanta ilusión que en el test que te define como una heroína austeniana, haya resultado ser AnneElliot, la eterna enamorada del capitán.

Y aunque no me reconozca demasiado en esta descripción, no deja de tener un fondo de verdad.

 “You are Anne Elliot of Persuasion! Let's face it; you're easily persuaded, particularly when friends and relatives try to use "the Elliot way" against you. But this doesn't mean that you don't have conviction. Actually, your sense of duty is overwhelming. And though you won't stick your neck out too often, you have learned to speak up when it counts. To boot, you know how to handle sticky situations. You love deeply and constantly”.

Si alguien desea descubrir qué heroína de Jane Austen oculta en su interior, clicad sobre la imagen que aparece abajo. Sólo para damas, hasta ahora no he encontrado su equivalencia para caballeros. Lo siento.






I am Anne Elliot!




Los Búfalos de Durham






“Unas veces se gana, otras se pierde, y a veces llueve"

Nuke LaLoosh

El milagroso Harris






Un canal generalista emite en esta noche de Reyes una anodina película de acción y suspense, donde ni siquiera Ed Harris, en uno de esos papeles secundarios de malo que siempre termina gustándote más que el bueno, conseguirá que me deje huella. Pero aquí sigo, viendo la película, sólo porque entre tanto fotograma inútil, de vez en cuando, aparece él. El único actor que tiene la capacidad de mejorar su actuación con cada revisión de un film. Y me refiero al mismo film. Y si no os lo creéis, podéis comprobarlo, por ejemplo, en El Show de Truman, en Las horas o en El tercer milagro. Cada vez que disfrutéis de cualquiera de ellas, Ed Harris estará aún mejor que la última vez que la visteis. Lo juro. Es totalmente cierto.

Su poder de convicción y su habilidad para salvar cualquier papel lo han convertido en eso que los americanos llaman un actor de actores y en un secundario que le roba la película a cualquier protagonista, incluido Sean Connery, que se desvaneció en esa gris adaptación de una novela judicial que es Causa Justa. Con dos escenas que suman escasos diez minutos en los 102 que dura la película, Harris te deja pegado a la butaca y convencido de haber contemplado por primera vez la maldad absoluta. Insana. Sin límites. Y el resto de la cinta ya sólo servirá para contener esos diez minutos.

Algo parecido consigue en Las horas, donde dos únicas escenas, las suyas, son las que quedarán para siempre en la memoria. Y la falsa nariz de Nicole Kidman, gracias a la que ella sí se llevó el Óscar.




Lo mío con Ed Harris no fue un flechazo. Ni mucho menos. Lo conocí en un céntrico cine madrileño en el año 1984 y me cayó fatal. Convirtió su mercenario de Bajo el fuego (foto superior) en un ser tan cínico y repugnante que me costó años –más de una docena-- y muchas películas sacudírmelo de encima. Tuvo que llegar Abyss y el montaje del director (insoportable James Cameron, hasta en eso coincido con Harris, que tras trabajar en esta cinta con el megalómano responsable de El Titanic, sólo habla pestes de él) para redescubrir uno de sus papeles de bueno, el entrañable Virgil Bud Brigman, capaz de resolver cualquier problema a más de 25.000 metros de profundidad, incluida una nimiedad como la muerte.

Sólo por él he soportado películas mediocres como La Roca o Quédate a mi lado, en las que Ed Harris destaca como un diamante en un vertedero. A cambio, colecciono sus mejores personajes como otros, cromos del Real Madrid: Gene Kranz (Apolo XIII), Seth Frank (Poder absoluto), Remy Bressant (Adiós pequeña, adiós), Major König (Enemigo a las puertas),  Jackson Pollock (Pollock), Frank Shore (El tercer milagro),  Christof (El show de Truman), Kyle Bodine (Luna de porcelana),  Dave Moss (Glengarry Glen Ross), Harry Seagraves (Paris Trout), Frankie Flannery (El clan de los irlandeses)…

Ha dirigido dos largometrajes, pero yo me quedo con el Harris actor, el que te mira inclinando la cabeza y puede convertir la sonrisa más franca y sincera en la más fría y sardónica. En un segundo. Sin pestañear. Un prodigio que es capaz de repetir con esa mirada azul que lo mismo parece tierna y cariñosa que distante y acerada. 

Es la verdad de la ficción. El milagro del cine. 



Lo más visto

Copyright © 2012 Fundida en NegroTemplate by: Urangkurai.Powered by Blogger.