Beber perjudica seriamente la salud... mental

video


La crisis de los 40 provoca efectos muy curiosos. Si además resulta que más que crisis de los 40 ya es crisis de los 50 y, encima, le sumas la crisis económica, la crisis laboral, la crisis maternal, y ya puestos, la del ladrillo (es que mi casa se va cayendo de a poquitos, como diría Mafalda), no es de extrañar que hoy me diera por abrir el mueble-bar (el armario del trastero en mi caso), cuyas telarañas se acumulan desde que hace casi tres años me trasladara a este mi nuevo (viejo) hogar.


Yo heredé el mueble-bar como heredé el samovar, las matrioskas, El Manifiesto Comunista y las goteras, pero así como libros y bibelots se han ido yendo con cualquiera que haya pasado por aquí y haya querido llevarse algo, las botellas se han negado a salir del armario. Auténtica vodka rusa (en mi casa, la vodka, como la KGB, siempre fueron femeninas); anís de guindas embotellado por mi madre antes de que el Alzhéimer se llevara esas artes etílicas quién sabe dónde; augardente de oruxo sin estrenar, whiskys varios con el precinto intacto, ron de no sé cuantas leyendas y cava quién sabe si con las burbujas pasadas de moda. ¡Qué derroche de alcohol para quien no sabe apreciar más que algún que otro vino y cualquier sidra mientras no sea del Fugitivo!


Pero, ¡oh, sorpresa!, emboscada tras la Stolichnaya y la Moskovskaya descubrí esta tarde la botella redonda y un poco panzuda del Licor 43. Desconozco si ese brebaje dulce como elixir de amor y espeso como pócima de bruja se bebe en algún otro sitio aparte de en mi casa. Pero ahí estaba la botella, llamándome con cantos de sirena, y yo que siempre fui una fiel seguidora de Wilde, no me resistí demasiado, para qué voy a mentiros. Así que aquí estoy, bebiéndome un cubata de 43 con una Pepsi caducada hace un año (en mi casa somos así de adictos a la cola) y recordando que el último cubalibre de Licor 43 me lo tomé en el viaje de estudios, allá por las guerras del Peloponeso…


Qué mala es la crisis de los 40. Y la de los ninjas, para qué hablar.



Lo más visto

Copyright © 2012 Fundida en NegroTemplate by: Urangkurai.Powered by Blogger.