L’Escaezu (El Recuerdo)

video

“El 23 de septiembre de 1937, en plena Guerra Civil española, más de mil niños salieron del puerto gijonés de El Musel evacuados, sobre todo, hacia la Unión Soviética, huyendo de un conflicto recrudecido, sin final aparente en el horizonte. Ellos fueron los llamados niños de la guerra. Crecieron en un país ajeno, que para muchos se convirtió en propio, sin olvidar sus raíces. A partir de 1956 comenzó el regreso para algunos; otros no volverían nunca a España. 70 años después, el grupo musical asturiano Mus viajó a Moscú para actuar para aquellos niños de la guerra que todavía hoy viven en Rusia. Para eliminar la amnesia, para recuperar los fragmentos de la historia y evitar el olvido, esta película recoge los testimonios de aquellos niños”.

Anoche asistí al preestreno de L’Escaezu. Recuerdos del 37, que se organizó en el marco del 46 Festival Internacional de Cine de Gijón. Casi dos años después de que uno de esos niños perdiera para siempre sus recuerdos, esta película me devolvió a mi padre, vital, sonriente, paseando por el barrio, contando una de esas mil anécdotas con las que crecí. 

Ahora yo soy su recuerdo y su espejo. La encargada de guardar esa memoria que, es inevitable, se perderá en una generación más, dos como mucho. La guerra civil, el éxodo con sólo diez años, el desarraigo, la ruptura con el pasado y la familia, que en demasiados casos no se pudo recuperar nunca, esos difuminados primos que viven tan lejos, a mis hijos les interesan tan poco…

Pero quedará L’Escaezu. Y la imagen de mi padre sonriendo.
Gracias a Lucía Herrera y Juan Luis Ruiz por darme un trozo de eternidad.

Doce monos


"No estoy loco, ahora lo entiendo. Soy mentalmente divergente."

James Cole



Humor informático

Tristes guerras...




Más de 300 cadáveres, tal vez 500, quizás hasta mil, nadie sabe con exactitud los cuerpos que permanecen enterrados desde la Guerra Civil en un espacio de 4.000 m2 limitado por un muro, casi derruido en algunas partes, y al que se accede a través de una puerta que te deja boquiabierta cuando te topas con un arco túmido en mitad de un bosque asturiano.


Sólo he estado allí una vez, hace tres años, pero imagino que seguirá igual que como yo lo encontré. Solo, abandonado, inmerso en un silencio tan atronador que no sabes como asimilarlo.







Caminar sobre muertos te cambia. Aunque no sepas cuántos son ni cómo se llamaban. Aunque ignores si tenían familia o hijos cuando vinieron a morir a Asturias, o si les esperaba una vida al otro lado del Estrecho.


Bajo tus pies no hay lápidas, nunca las hubo, sólo despuntan los restos de algunas piedras dispersas con las que se marcaron las tumbas hace 70 años y una vegetación que ha crecido sin control, década tras década de algo peor que el ostracismo, la indiferencia.




Caminas sobre humus movedizo. La carretera no dista más de 50 metros, pero el cementerio moro de Barcia existe en un mundo alternativo, en otra dimensión paralela a la Asturias del siglo XXI. Hay zonas que ni siquiera alcanzas, porque el bosque ha crecido voraz, y otras a las que prefieres no llegar, porque no puedes verlo más que como una profanación.


Y 70 años después, sigue sin importarle a nadie.


Para ser exacta, a casi nadie. A pesar de esta noticia publicada hace tres años en la prensa, las cosas siguen igual. Más información, a quien le interese, aquí.




Urbanidades







Fotos: Carsten Ranke y Antonio Peinado Muñoz



El fragor de la conciencia




“Para saber si yo soy
el hombre de tu vida
y tú la mujer de la mía.
Estamos en esto para saber
no lo que durará nuestra relación, sino
si seremos capaces de descubrir cuánto hay de verdad
en ese sentimiento de permanencia que disfrutamos
cuando somos aptos para la vida".


Ayer, escuchándote leer partes de tu primer libro, Un fragor indeterminado, tan alejado del corsé convencional de la poesía, yo recordaba otro verso, más académicamente correcto y sin duda más del gusto de algunos editores (¿verdad, Luis?): “Gira, asciende, enloquece, pensamiento…”. Pensar duele aún más que vivir. Mancha y deja surcos que no se vuelven a cerrar.


“El amante aherrojado, y sus gestos de dolor, y sus angustias
fueron vistos cuando aún había una corriente
y ahora todo lo que tienes es un tramo decorado con pancartas
que te exigen respirar, decir, Yo no soy aquel que era;
soy el que se nutre del que fui; soy el que abandona las pancartas.
¿Ir, entonces, es la consecuencia de haber vuelto?”


“Esto no es poesía”, te dijeron. Pero el fragor de la conciencia, quizás no lo sepan, no cabe en un cuarteto. El uso de la razón produce versos no euclidianos que se cortan en el infinito.



“Pero ¿qué límites tiene tu mente
que no puedan superar horas de trabajo y concentración
o el sacrificio de embridar la lengua
para decantar del todo el pensamiento?
La búsqueda de la palabra justa puede ser una maldición.
La tribu ya no quiere depurar su lenguaje”.


Te leeré despacio y con “el corazón en calma”.




Luis Muñiz, amigo, poeta y periodista (es mucho más, pero también es eso)
Gijón. Ediciones Trea, 2008

Día Universal de los Derechos de la Infancia



“La Explotación Sexual Comercial Infantil (ESCI) constituye una de las formas modernas de esclavitud y una afrenta a la dignidad, a la integridad, al crecimiento, al desarrollo, a la salud física, psicológica y mental de millones de personas, en especial de niñas y niños que son víctimas de este maltrato.”

(Unicef)


Artículo 34 de la Convención de los Derechos del Niño (CDN), aprobada por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos y en vigor desde 1990:


"Los Estados Partes se comprometen a proteger al niño contra todas las formas de explotación y abuso sexuales. Con este fin, los Estados Partes tomarán, en particular, todas las medidas de carácter nacional, bilateral y multilateral que sean necesarias para impedir:


a) La incitación o la coacción para que un niño se dedique a cualquier actividad sexual ilegal;

b) La explotación del niño en la prostitución u otras prácticas sexuales ilegales;

c) La explotación del niño en espectáculos o materiales pornográficos".


A pesar de esto:


--La explotación sexual comercial de los niños mueve 12.000 millones de dólares anuales en el mundo (más de 9.000 millones de euros)


--Esta explotación se articula en estructuras casi empresariales y explota a 1,8 millones de niños en todo el mundo cada año.


--La mayoría de los niños explotados termina muriendo de SIDA, tuberculosis u otras enfermedades como consecuencia de las relaciones sexuales que son obligadas a mantener.


--En las grandes potencias mundiales como Estados Unidos y Canadá se prostituye en la actualidad a cerca de 100.000 menores (20.000 sólo en la ciudad de Nueva York). Al menos otros 100.000 son explotados en la industria de la pornografía infantil.


--La pornografía infantil aumenta un 10% cada año.


--En España se prostituyen más de 5.000 menores y desde 2003, esta conducta delictiva ha crecido en nuestro país en un 706%.


--Más de cuatro millones de zonas de Internet contienen material de sexo con menores.


--Reciben más de 2.000 mil millones de visitas anuales.


--Aproximadamente, el 60% de estos sitios son de pago.


--Se estima que todos los días nacen cerca de 500 nuevos sitios web relacionados con la difusión de pornografía infantil.


--La producción, difusión y venta de pornografía infantil representa la mitad de los delitos que se cometen por Internet.


Datos obtenidos del Informe 2008 de la Fundación Internet Watch sobre pornografía infantil, del Ministerio de Interior sobre delitos en España y de varias ONGs de defensa de los derechos infantiles, entre ellas, Unicef.


Información de interés


http://www.unicef.org/spanish/

http://www.anesvad.org

http://www.noalapornografiainfantil.com/

http://www.asociacion-acpi.org

http://www.dmenor-mad.es

http://www.protegeles.com

delitos.tecnologicos@policia.es

denuncias.pornografia.infantil@policia.es

https://www.gdt.guardiacivil.es/denuncias.php



¡¡NO a la pornografía infantil!!



Lo más visto

Copyright © 2012 Fundida en NegroTemplate by: Urangkurai.Powered by Blogger.